El colágeno comprende el 90 % del tejido conectivo, lo que incluye las articulaciones con los ligamentos, los tendones, el sistema cartilaginoso y gran parte de los músculos.

Con la edad la producción de colágeno disminuye: a partir de los 25 años se empieza a perder, y a los 40 ya producimos la mitad que a los 20. Por eso, a partir de los 30 empiezan a aparecer los primeros signos de envejecimiento como consecuencia de la lentitud en los procesos metabólicos.

Y no digamos nada si eres deportista. Antes podías aguantar y recuperarte en nada, y ahora te cuesta un mundo. Pero podemos recurrir a ayudas extras como el colágeno.

Beneficios del colágeno si eres deportista

«El colágeno es la proteína ideal para ayudar a construir y reparar los músculos, tendones, ligamentos y cartílagos afectados durante el ejercicio. Esta imprescindible sustancia proteica es el componente clave para el soporte estructural en nuestro cuerpo: comprende el 90 % del tejido conectivo, lo que incluye nuestras articulaciones con ligamentos, tendones, sistema cartilaginoso y gran parte de los músculos», nos explican a Deporte y Vida.

No sólo si eres deportista, si te duelen los huesos, si estás cansado, si sientes que nunca tienes una buena forma física, puedes ayudar a que todo esté un poco más activo. «La combinación de la alta biodisponibilidad del colágeno hidrolizado, que es el porcentaje de una dosis que llega al flujo sanguíneo, con su alto contenido en aminoácidos, lo convierte en una nutrición óptima después del ejercicio que se absorbe rápidamente por el organismo y ayuda a reparar y reponer de forma inmediata las proteínas descompuestas durante la práctica deportiva. De este modo, la suplementación con colágeno hidrolizado para deportistas es clave para mantener un estilo de vida activo», añaden.

Cantidades de colágeno recomendadas

«Los suplementos de colágeno hidrolizado de 10 gramos diarios aumentan la actividad de los osteoblastos, la formación ósea y de nuevas estructuras. Por ello, es recomendable tomar colágeno hidrolizado cuando hay mucho desgaste, como ocurre en el caso de los deportistas. Es conveniente tomar el suplemento tras haber realizado el ejercicio, aunque también se puede establecer un horario en el que tomarlo diariamente y adaptarlo a la rutina de cada uno. Del mismo modo, es un suplemento muy adecuado en caso de fracturas, esguinces, desgarros musculares y problemas articulares como artritis o artrosis, no solo para prevenir sino para acelerar la recuperación», nos dicen los investigadores.

«Antes de tomar suplementos de colágeno hidrolizado, es esencial que cada deportista cuide su dieta, asegurándose de obtener el mayor rendimiento en sus actividades físicas. En la mayoría de los casos, a pesar de llevar una dieta equilibrada, es importante complementarla con suplementos que aportan funciones más específicas y actúan directamente para mejorar los procesos de recuperación», explican.

Sí, nuestro cuerpo también produce colágeno

«Nuestro cuerpo puede producir su propio colágeno, pero solo cuando la dieta proporciona todos los nutrientes necesarios: magnesio, calcio, vitamina A, B, D y E, ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Todo este conjunto de nutrientes retrasa el deterioro del colágeno y ayuda a la síntesis de nuevos tejidos. Aun así, debido al proceso de envejecimiento, a lo largo de los años el cuerpo disminuye la producción de esta esencial proteína», cuentan.

Ayuda clave en las lesiones

«La regeneración de las fibras musculares paralelamente a la producción de tejido cicatricial conectivo son los dos procesos principales del organismo para curar los músculos lesionados. La clave para ambos procesos es la formación de colágeno», relatan a Deporte y Vida.

«En un estudio donde se midió la producción de colágeno durante 3 semanas después de una ruptura muscular, se demostró que la síntesis de colágeno aumenta en las células musculares durante este tiempo. La síntesis de colágeno tipo III alcanzó un máximo durante la primera semana de curación de la herida y está relacionada con el desarrollo de la flexibilidad y elasticidad del tejido conectivo. La formación de colágeno tipo I comenzó más tarde durante el proceso de curación y se relacionó con el aumento de la fuerza de las nuevas fibras musculares y el tejido conectivo», finalizan.

Fuente: as.com/deporteyvida